Grecia: la cuna de otro mundo // Raoul Vaneigem y Yannis Youlountas

| 1 comentario



greciaao1_500.jpg
Graffiti en Syntagma: No vivamos como esclavos

En apoyo de la lucha del pueblo griego y por la inmediata liberación de los manifestantes encarcelados.

No: si bien dramática, lo que está ocurriendo en Grecia no es una catástrofe. Se trata de una oportunidad. Por vez primera el poder del dinero ha sobrepasado alegremente el ritmo hasta ahora progresivo, meticuloso y habilmente organizado de la destrucción de la dignidad humana y el bien público

Y esto ha tenido lugar en una tierra tan respetada por su filosofía de vida en el otro lado del mundo anglosajón, como por su resistencia incansable a la opresión de todos aquellos que la han tratado de meter en cintura. Grecia no baila y nunca va a bailar con el paso de ganso ni se va a rendir, sea cual sea el régimen que se le imponga. Baila levantando los brazos con el fin de volar hacia las estrellas. Escribe en las paredes lo que le gusta leer en cualquier parte. Quema un banco cuando ya no tiene los medios para cocinar sus tradicionales carnes a la parrilla. Grecia está tan viva como la ideología que la amenaza de muerte. Y Grecia, aun cuando es golpeada, siempre permanece en pie.

Sí: la Europa financiera quiere dar ejemplo [con Grecia]. Sin embargo, en su sorprendente rencor hacia el país que parece que sea el más débil en la zona euro, en su violencia sin límites, su máscara ha caído. Más que nunca, hoy es el momento de señalar con el dedo su verdadero rostro: el del totalitarismo. Porque eso es lo que está en juego. Y sólo hay una única respuesta al totalitarismo: la lucha, tenaz y sin concesiones, hasta el punto de la batalla si es necesario, porque la existencia misma está en juego. Tenemos un mundo [entero], una vida, unos valores que defender. Por todas partes en las calles nuestros hermanos, nuestras hermanas, nuestros hijos y nuestros padres son golpeados ante nuestros propios ojos, aun más si están lejos. Estamos hambrientos, ateridos o enfermos cuando ellos lo están. Todos los golpes que los asestan nos hieren a nosotros también. Cada niño griego que se desmaya en su patio de la escuela nos llama a la indignación y la revuelta. Para los griegos, ha llegado la hora de decir "No", y para todos nosotros ha llegado el momento de apoyarlos.

greciar1_500.jpg

Porque hoy en día Grecia está en el centro de la batalla contra el totalitarismo financiero que, en todo el mundo, está destruyendo el bien común, amenazando la supervivencia cotidiana y propagando la desesperación, el miedo y la cretinización de una guerra de todos contra todos. Más allá de la furia emocional que se desahoga con la destrucción de los símbolos de la opresión, se desarrolla un odio lúcido, el de los resistentes que se niegan a dejarse desposeer de sus propias vidas en beneficio de las mafias bancarias y su lógica del loco dinero. Con la democracia directa de las asambleas, la desobediencia civil, el movimiento "Yo no pago", y los primeros experimentos con la autogestión, una nueva Grecia se encuentra en proceso de nacer, una que rechaza la tiranía del mercado, en nombre de la humanidad. No sabemos cuántas veces será necesario que las personas se liberen de su servidumbre voluntaria, pero lo cierto es que, ante la burla del clientelismo político, las democracias corruptas y el cinismo grotesco del mafioso Estado bancario, sólo tenemos una elección para oponernos al crimen organizado: manejar nuestros asuntos nosotros mismos.

Grecia es nuestro pasado. También es nuestro futuro. Vamos a reinventar nuestro futuro, junto con Grecia!

En 2012, todos somos griegos!

[Firmado]
Raoul Vaneigem y Youlountas Yannis

20 de febrero 2012

greciao1_500.jpg

1 comentario

El totalitarismo muestra su rostro aquí también. El gobierno español quiere endurecer el delito de desobediencia:

http://www.publico.es/espana/426590/el-gobierno-quiere-endurecer-el-delito-de-desobediencia-tras-las-protestas-de-valencia

Escribir un comentario

Archivos

Comentarios recientes

  • carler: El totalitarismo muestra su rostro aquí también. El gobierno más